Un microc(r)uento:

¿Qué tal mi día? ¡Maravilloso! Me pisotearon, me gritaron, me difamaron, me escupieron y me asignaron un rincón mugriento para desempeñar mis deberes durante el tiempo que tuviera que estar allí. Y cuando salí de casa fue peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario