Digit all

Todo para ti es muy fácil pues no oyes el llanto de las hienas viandantes de la calle, no oyes el silbido de las aves que suben y bajan en el elevador, no oyes a las ratas y otros rumiantes comiéndose vivo al estúpido pueblo, no te asomas por las noches a mirar los anticuados candelabros colgando encendidos y distantes a millones de años luz, brillando sólo para tu deleite en el cielo, y además conectados a un tomacorriente que de milagro no le paga la cuenta de luz a la CFE. El aroma del campo te tiene sin cuidado, no conoces la brisa del mar, no sabes configurar una sonrisa, el contacto humano no es de tu interés, eres inmune a las caricias, no se te eriza la piel, no se te endurece la pinga o se te moja la quesadilla cuando te mueves y, por accidente, alguien más te mira o te toca o te pisa, porque a ti la vida simplemente no te importa, fue un invento del siglo pasado, herencia de los abuelos chalados, a ti la sangre te corre por banda ancha a una velocidad encabronada, tu corazón late con la rapidez de una conexión inalámbrica, tu cuerpo perdió la necesidad de moverse, de rascarse, de follar. Las temperaturas extremas te tienen indiferente, tu aislamiento es a toda prueba, para ti un estado de alerta sería, si acaso, un dato insignificante que no valdría la molestia descargar a la conciencia. No has terminado de formatear de tu memoria el disco puro de la infancia, sigues esperando un premio por haber nacido y no te das cuenta de que en la vida está la recompensa, la programación de Netflivisa, todas esas inútiles Apps del store, las ventanas emergentes, la mala pornografía, te jodieron el sistema operativo y no adviertes todavía que el puto mundo está lleno no sólo de mierda, sino también de poesía; pero si te asomaras de vez en cuando a mirar por la cortina de lo cotidiano la descubrirías. En la consistencia pantanosa de un yogur templado, en la blancura nívea de unas humeantes rosetas para microondas; en  el saxo de Coltrane, en el sexo premarital y en otras bellas artes, en que te pique un mosquito y luego tener que rascarte. Fuera de la pantalla también hay muchos mundos por explorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario