A contracurso


Tan absurdo como vivir, tan inútil como matar, tan vacío como allá y como aquí, tan tibio como un mal donjuan, tan disfrazado como la verdad, tan punzante como tu amor, tan grave como es amar, tan fuera de tono como yo, tan próximo como un verano del invierno, tan conveniente como un pasón, tan jocoso como un cuervo, tan donoso como un cuento de Poe, tan neutral como un verdugo, tan cruel como el perdón, tan frustrado como el que no pudo, tan frustrado como el que lo logró, tan tranquilo como un amante en el armario, tan heroico como desertar, tan libre como pez en un acuario, más simple que ir a cagar, tan natural como un tinte de pelo, tan suave como un rastrillo, tan tierno como perro en celo, ése soy si no estoy contigo. Tan fugitivo como una ilusión, tan sobrio como José Alfredo, tan triste como mi mejor versión, tan mentiroso como sincero, tan tonto como siempre,
tan vil como mi raza,
tan águila como serpiente,
tan Cortés como víbora emplumada,
hasta que la marea de licor me alcance, yo sigo de pie, tan náufrago como navegante, oteando en el recuerdo tu piel, fugitivo y a la vez comandante siempre he sido y seré, viajando a todas partes sin quedarme nunca, buscándote a espaldas de mí mismo como a una tierra perdida en el mapa de mi cinismo, un náufrago que te busca y un navegante harto de ti, cuyas bitácoras te describen como un viaje sin fin, y cuentan que hallarte es un martirio. Tan capitán de la nave como polizón, tan persuasivo como mi billetera sin dinero, tan duro y suave como mi corazón de libro, tan falto de inspiración como el tintero (léase: Microsoft Word), tan volátil como el whisky que bebo, tan paciente como el que escapa, tan alegre como las buenas baladas y los boleros, tan dueño de ti como dueño de qué, dueño de nada. Ojalá que en el último momento nos encontremos, tú sentada en la orilla de un riesgo inminente, sin husos ni horarios comprimidos entre tus sienes, yo sin pulso y sometido por fin a los empeños de mis demonios internos, y, quizá, tomados de la mano volveremos a navegar juntos a contracurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario