Nada interesante


Una cucaracha se oculta debajo del sillón, entre la esponja y la madera podridas, lo sé porque ahora mismo recorre mi vista en una carrera apresurada hacia la estufa. La maldita se muda de alcoba, en la planta que sembré en la maceta del patio algunas flores se abren, esto a pesar de que su tierra sea ceniza de cigarro y de que vive en completa oscuridad. Tráfico intenso en la calle, todos andan aprisa tras la chuleta, los ojos pican, el calor es más que insoportable y lo único que consigo cachondear es mi cerveza.
En resumen: nada interesante.
En la coladera del baño se oye el rumiar de una rata, es gorda, pegajosa, huele a mierda y es más inteligente de lo que soy yo. Un charco nauseabundo en el lavabo me dice que definitivamente éste no es mi año, lo confirma el retrete taponado, con lo que disfruto estas actividades caseras. El gobierno gana la batalla contra el narco de una manera muy sencilla, dejándose controlar por ellos, las noticias oficiales las dan, con una ortografía de miedo, en mantas, no en los diarios, no en la radio, y en la televisión una sirvienta se hace dueña de la mansión donde trabaja, no en uno, no en dos, sino en todos los canales. Para usar una frase bonita por contundente diremos que: hoy la vida vale madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario